Un abrazo al alma...


Galerie d'art

(Click para ampliar)

- Autor: Zenos Frudakis, 1951 (Estados Unidos)
- Título: "Freedom"
("Libertad")
- Año: 2000
- Técnica: Bronce
- Medidas: 6,09 metros de largo x 2,4 de altura

"Intenté crear una escultura que casi cualquier persona, independientemente de su origen, pudiera ver y reconocer de inmediato que en ella subyace la idea de luchar por liberarse. Esta escultura trata de la lucha por la consecución de la libertad a través del proceso creativo.
Aunque para mí, este sentimiento surgió de una situación personal particular, era consciente de que reflejaba un deseo universal de casi todo el mundo, que necesita escapar de una situación, ya sea una lucha interna o una circunstancia adversa, y para liberarse de ella."


Detalles:


¡Fotos!





(Click para ampliar)


Fotos sacadas por mi.

Discurso del Oso



Soy el oso de los caños de la casa, subo por los caños en las horas de silencio, los tubos de agua caliente, de la calefacción, del aire fresco, voy por los tubos de departamento en departamento y soy el oso que va por los caños.

Creo que me estiman porque mi pelo mantiene limpios los conductos, incesantemente corro por los tubos y nada me gusta más que pasar de piso en piso resbalando por los caños. A veces saco una pata por la canilla y la muchacha del tercero grita que se ha quemado, o gruño a la altura del horno del segundo y la cocinera Guillermina se queja de que el aire tira mal. De noche ando callado, y es cuando más ligero ando, me asomo al techo por la chimenea para ver si la luna baila arriba, y me dejo resbalar como el viento hasta las calderas del sótano. Y en verano nado de noche en la cisterna picoteada de estrellas, me lavo la cara primero con una mano, después con la otra, después con las dos juntas, y eso me produce una grandísima alegría.

Entonces resbalo por todos los caños de la casa, gruñendo contento, y los matrimonios se agitan en sus camas y deploran la instalación de las tuberías. Algunos encienden la luz y escriben un papelito para acordarse de protestar cuando vean al portero. Yo busco la canilla que siempre queda abierta en algún piso; por allí saco la nariz y miro la oscuridad de las habitaciones donde viven esos seres que no pueden andar por los caños, y les tengo algo de lástima al verlos tan torpes y grandes, al oír como roncan y sueñan en voz alta, y están tan solos. Cuando de mañana se lavan la cara, les acaricio las mejillas, les lamo la nariz y me voy, vagamente seguro de haber hecho bien.


Ilustración: Emilio González Urberuaga